El Gobierno anunció el pasado 27 de mayo la creación de la Agencia Espacial Española, lo que supondrá un empujón y una apuesta por el pujante sector aeroespacial de nuestro país al que pertenece Solar MEMS, ya que muchos de nuestros proyectos están destinados al espacio.

El director del Gabinete del presidente del Gobierno, Iván Redondo, anunció la creación de la Agencia Espacial Española durante su intervención en la Comisión Mixta de Seguridad Nacional en el Congreso de los Diputados, una esperanzadora noticia para el sector, si bien aún no está aprobada ni hay detalles sobre presupuestos.

De momento está en fase de que se apruebe y se está trazando una hoja de ruta y, aunque es desde luego una buena noticia para el sector aeroespacial, también es un proyecto que se ha intentado desde hace 15 años y que de momento no ha conseguido salir adelante.

Se trata de una antigua reivindicación de este sector en auge, ya que, aunque en España ya existe el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) que hace parte de las funciones de una agencia espacial como representar al país ante la ESA y gestionar el grueso del presupuesto público para el espacio, las empresas consideran que les daría mayor seguridad jurídica, canalizarían mejor las competencias espaciales que ahora están dispersas en cinco ministerios (Ciencia, Industria, Defensa, Transporte y Transición ecológica), y tendrían acceso a más contratos internacionales.

En la actualidad España es de los pocos países de su entorno que no tiene una agencia propia, como es el caso de Portugal, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Bélgica, Polonia, Luxemburgo, Suecia, Suiza, Austria y Rumanía. Cierto es que hubo algo muy similar en nuestro país entre los años 1963 y 1986 y de hecho España fue uno de los primeros países de Europa en tener un organismo que se ocupase de los asuntos del espacio. Se llamaba Comisión Nacional de Investigación del Espacio (CONIE) y estaba adscrita al entonces Ministerio del Aire. Tras su desaparición, nunca ha parado el debate sobre su reapertura ni la lucha del sector aeroespacial por el desarrollo de una institución que haga las veces de la NASA o la ESA española.

¿Qué ha cambiado para que ahora sí sea posible la Agencia Espacial Española?

El propio ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha tenido sus dudas acerca de la idoneidad de la creación de una agencia propia y ahora lo ve indispensable. “El momento es positivo, en los últimos 20 años siempre he dicho que habiendo sólo una única financiación para temas del espacio y no teniendo programas espaciales, lo que hacíamos era contribuciones a la ESA, así que no tenía sentido; ahora, al incrementarse la actividad y al haber en ciernes proyectos nacionales, tenemos que estudiar la creación de una agencia”, explicaba el ministro y ex astronauta.

Para Duque, las circunstancias para plantearse la creación de un organismo nacional dedicado al ámbito espacial son hoy en día muy distintas a las de hace dos décadas. “Siempre he dicho que serviría la creación de una institución como esta en el caso de que hubiese diferentes fuentes de financiación que hubiese que coordinar, y también de requisitos y peticiones para programas del espacio, y yo creo que, en este momento, estamos ahí”.

Con todo esto, los profesionales del sector aeroespacial estamos ilusionados con la idea de poder ser más eficaces y competitivos a nivel internacional y esperamos la pronta aprobación de este proyecto, así como de los detalles que lo componen como cuál será la estructura, con qué presupuesto contará, etc.